Home
Organización
Convivencia
Cuestiones disciplinarias

Cuestiones disciplinarias

  • Es imprescindible observar una actitud correcta en el transcurso de las clases para que pueda obtenerse el mayor aprovechamiento posible, así como en las entradas, salidas y en los momentos de recreo y cambio de clase.
  • El DECRETO 73/2011, de 22 de marzo, del Gobierno de Aragón, establece la Carta de derechos y deberes de los miembros de la comunidad educativa y las bases de las normas de convivencia en los centros educativos no universitarios de la Comunidad Autónoma de Aragón, cuyas actuaciones disciplinarias establecidas son matizadas y contextualizadas en el Reglamento de Régimen Interno del Instituto.
  • La prioridad de una actuación disciplinaria es la corrección de cualquier acto de indisciplina, en el grado en que se manifieste, y el profesorado tiene a su alcance diversas posibilidades de actuación que son aplicadas gradualmente.
  • La normativa vigente considera como acto de indisciplina todo aquello que perturba el normal desarrollo de las actividades educativas. En los casos en que se produzcan formas de conducta que deterioren el clima normal de convivencia en el aula, el profesor adoptará las medidas oportunas para garantizar el derecho al estudio de todos los alumnos. De persistir una conducta contraria a las normas de convivencia, el alumno será amonestado y el profesor comunicará la incidencia al tutor en el plazo más breve posible.
  • Tras la amonestación verbal, las medidas correctoras aplicadas por el mismo profesor (castigo sin recreo, encomendar tareas adicionales, etc.), o la notificación verbal -personal o telefónica- a la familia del alumno implicado, el profesor puede recurrir a la amonestación escrita cuando existe reincidencia o gravedad.
  • Un parte de amonestación es una comunicación escrita que describe una conducta contraria a las normas de convivencia que deberá ser sancionada según su gravedad. El incumplimiento de una sanción constituye otra conducta gravemente perjudicial para la convivencia en el centro.
  • La acumulación de amonestaciones escritas conllevará la aplicación de medidas correctivas más severas por parte de la Dirección.
  • Cuando se produce una conducta gravemente perjudicial para la convivencia o una reiteración de otras conductas contrarias a la convivencia, se podrá instruir un procedimiento conciliado o común (expediente disciplinario), según proceda, cuya tipificación, justificación, procedimiento y resolución vienen descritos en los artículos 67 a 75 del DECRETO 73/2011.